Cómo reducir la hipertensión

0
79


Con motivo de la celebración el día 29 del Día Mundial del Corazón, en HUB de SALUD te recordábamos cuáles son las principales recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para cuidar de este órgano vital.

Hoy profundizamos en una de las principales dolencias que suele padecer una parte importante de la población: la tensión arterial alta. ¿Qué podemos hacer para tenerla bajo control y por qué?

Cuáles son los síntomas de la hipertensión

Comenzaremos por reducir el consumo de aquello que nos puede subir la presión, como es el caso del alcohol. También se habla mucho del café, pero los expertos indican que no hay total certeza sobre si tomar cafeína habitualmente sube la tensión. La sube de golpe cuando no estamos acostumbrados, pero no cuando somos consumidores habituales.

Por el contrario, es bueno aumentar la ingesta de determinados alimentos, como los ricos en potasio. Esto es porque el potasio es un mineral que ayuda al organismo a eliminar sodio, lo que baja la presión. Aquí debemos hacer un inciso para hablar de lo importante que es disminuir el consumo de alimentos procesados, que suelen llevan mucha sal. Truco para detectar cuándo un alimento es ultraprocesado: cuando miras la etiqueta y ves más de cinco ingredientes.

Hacer ejercicio de manera moderada. Caminar es uno de los más eficaces, que ayuda a que el corazón esté más fuerte y sea más eficaz a la hora de bombear sangre.

Además, si la dieta es adecuada y hacemos ejercicio, es muy probable que bajemos de peso. Esto sí que puede marcar una diferencia importante. Hay estudios que indican que tan solo con perder el 5 % de la masa corporal se reduce considerablemente la presión arterial alta, ya que los vasos sanguíneos pueden expandirse y contraerse con más facilidad.

Luego está la recomendación por excelencia: dejar de fumar. Aunque pueda sorprenderte, aún no hay estudios que demuestren que existe relación entre la tensión alta y fumar. Pero lo que sí sabemos es que el tabaco es un fuerte factor de riesgo de enfermedad cardíaca porque daña los vasos sanguíneos.

Por último, seguro que estabas echando en falta algo que nos sube la tensión sí o sí. Y, además, lo percibimos claramente cuando sucede. El estrés. Es un factor clave de la hipertensión arterial. Cuando el estrés se sostiene en el tiempo a unos niveles muy altos, se cronifica. Esto quiere decir que el cuerpo va a estar en estado de lucha continuamente. ¿Te haces una idea del desgaste que eso supone para tu organismo, para tu cerebro y para tu corazón?

Piensa que si consigues acercarte a un estilo de vida más saludable en el que tengas en cuenta estos aspectos que hemos visto, estarás reduciendo considerablemente las probabilidades de sufrir una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.