Los peligros del microondas en la salud

Los hornos microondas nos facilitan la vida a la hora, por ejemplo, de descongelar o calentar los alimentos. Pero también pueden ser peligrosos si no los utilizamos correctamente.

Los peligros del microondas

Uno de los peligros es el fenómeno llamado “sobrecalentamiento”. Se puede producir cuando estamos calentando un líquido y este se calienta por encima de su temperatura de evaporación pero no llega a romper a hervir. Aparentemente, el líquido está bien. Cuando vamos a sacar el vaso o la taza, al introducir el azúcar, la bolsita de té o la cuchara, es cuando rompe a hervir súbitamente, proyectando vapor y líquido muy muy calientes que nos pueden provocar quemaduras de carácter grave.

No os hablo en tercera persona. A mí me pasó exactamente eso. El líquido me quemó los dos párpados, me arrancó la piel del párpado izquierdo, me abrasó los dos globos oculares y me dejó sin visión durante horas. Y, por supuesto, un proceso de curación de meses. Afortunadamente, tuve suerte. La leche (en mi caso fue leche que estaba calentando para un café) se proyecto sobre mí en un ángulo no del todo desfavorable, fui atendida muy rápidamente por los grandes profesionales del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y, además, tengo muy buena piel, mi genética es buena.

Pero hay personas que no tienen tanta suerte. Hay a quienes la proyección de ese líquido ardiendo les ha arrancado parte de la cara, literalmente. Mirad estas imágenes. Os las mostramos para que seáis conscientes del peligro REAL que supone esto.

Cómo evitarlo

Lo ideal es NO calentar líquidos y así evitaremos a toda cosa los peligros del el microondas. Volver al cazo de toda la vida. En caso de sí utilizarlo, que no sea a temperatura máxima ni durante muchos minutos. A pesar de ello, cuando saquemos el vaso hacerlo siempre alejándolo de nuestro cuerpo todo lo que podamos. Y, aunque pueda resultar sorprendente, calentar dicho líquido con una cuchara dentro.

De toda la vida hemos escuchado que no se puede meter metal en el micro. Pero no es del todo así. No se puede meter metal de determinadas formas. De hecho, si miráis en vuestro microondas, veréis que tiene una pegatina con un vaso y una cucharilla dentro. Es una indicación de los fabricantes. Si el objeto metálico tiene puntas, los electrones se concentran en ellas, provocando esos intensos campos eléctricos que producen los peligrosos chispazos. Esto no sucede con las cucharas, que son redondeadas y que debemos colocar a más de dos centímetros de cada pared del horno. Dentro del vaso cucharas, sí. Cualquier otro objeto metálico, incluyendo el papel de aluminio, fuera o dentro, no. Eso, y mucho cuidado.

¿Quieres comentar algo?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Related Articles

Ultimas noticias